Correo

  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • Instagram Social Icon

(502) 2367-6356

PBX

10 calle 2-22 z.14  Nivel 7, oficina 711​ Guatemala, Guatemala CA 

Dirección

Es el sangrado activo (hemorragia aguda) de los orificios nasales, cavidad nasal o nasofaringe, frecuentemente secundario a causas traumáticas o mecánicas, que puede progresar a ser incontrolable, de más de una hora de duración y que requiere asistencia médica para su control. La epistaxis idiopática recurrente es la hemorragia nasal repetida en pacientes que no se ha identificado una causa. La epistaxis grave es aquella hemorragia nasal que no puede ser controlada por métodos convencionales (presión local, cauterización, taponamiento) y en la que no se identifica un sitio preciso de sangrado. Pueden ser causadas también por tumores, coagulopatías e infecciones.

¿Que es?

Cómo se clasifica?

Se clasifica según el origen de la hemorragia?

  • Epistaxis anterior: autolimitados, los que requieren tratamiento son fácilmente controlados con medidas locales y conservadoras

  • Epistaxis posteriores: más común en ancianos y pueden requerir taponamiento nasal

 

 ¿Cuál es el tratamiento?

Se deberá realizar un adecuado examen físico, evaluar la presión arterial y solicitar análisis de laboratorio incluyendo hemograma y estudio de coagulación. Radiografía de cráneo, fosas y de senos paranasales.

Se deberá evaluar el grado de sangrado y hemodinamia, e identificar el punto de sangrado. Su manejo debe ser progresivo. Si no se alcanza el cese de la hemorragia con medidas locales, se deberá realizar un taponamiento nasal anterior y posterior. Si no se obtiene respuesta favorable deberá realizarse un manejo invasivo, ya sea quirúrgico, endoscópico o intervencional.

 

Si fuese necesario el manejo invasivo, existen varias técnicas que podrían aplicarse:

  • Ligadura de arteria carótida externa, arteria maxilar mediante abordaje transantral

  • Ligadura arteria esfenopalatina, realizado a través de endoscopía rígida directa y cauterización o clipaje del vaso

  • Ligadura arterial etmoidal anterior/posterior

Tratamiento endovascular de epistaxis

Embolización selectiva

Se inyecta vía micro catéter y bajo un angiógrafo, agentes embolizantes con el objetivo de ocluir el lecho vascular y detener la hemorragia. El procedimiento se realiza bajo anestesia local o general, se realiza en un periodo corto de tiempo y se puede repetir en caso ocurra un resangrado. Se hace un cateterismo selectivo de las ramas del sistema de la carótida externa con posterior liberación de partículas reabsorbibles o no, siempre bajo control radiológico. Se ha establecido como alternativa de primera línea, no solo en pacientes que no responden a las medidas convencionales o cirugías. En los casos donde es necesaria la cirugía, la embolización previa reduce la hemorragia durante la cirugía y acorta el tiempo quirúrgico. Puede ser útil en pacientes con alto riesgo anestésico. Esta técnica es más selectiva que realizar cirugía y ligaduras arteriales.

La embolización endovascular es un procedimiento utilizado para tratar

Aneurismas

Malformaciones arteriovenosas

Fístulas durales, carótido-cavernosas

Tumores cerebrales y de columna vertebral

 

Su objetivo es reducir el riesgo de sangrado o ruptura de un vaso sanguíneo

 

Agentes embolizantes utilizados:

Sólidos:

Esponjas de gelatina

Partículas de alcohol polivinílico

Microesferas

Coils (espirales)

 

Liquidos:

Cianoacrilatos

Onyx