Correo

  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • Instagram Social Icon

(502) 2367-6356

PBX

10 calle 2-22 z.14  Nivel 7, oficina 711​ Guatemala, Guatemala CA 

Dirección

La enfermedad degenerativa de columna vertebral, también conocida como enfermedad degenerativa de disco, se caracteriza por un fuerte dolor de cuello o espalda baja, a consecuencia de la perdida de contenido de agua, flexibilidad, elasticidad intervertebral por enfermedad, lesión o envejecimiento, causando pérdida de altura entre discos, acercando las vértebras entre si y estrechando las aperturas de los nervios de la columna vertebral.

¿Que es?

¿Cuál es el tratamiento?

La mayoría de los pacientes pueden tratarse con medidas convencionales, pero en algunos casos la cirugía es necesaria.

 El tratamiento convencional va dirigida a la modificación de actividades, la correcta ergonomía, ejercicio, fisioterapia y medicamentos. La cirugía solo se considera cuando los pacientes no han obtenido alivio durante un periodo de 6-12 meses, están limitados de manera significativa para realizar actividades diarias o ya presentan otros síntomas asociados, como déficit neurológico. En este caso, la cirugía será la primera elección de tratamiento para maximizar la probabilidad de recuperación neurológica.

El tratamiento neuroquirúrgico consiste en el abordaje mínimo, a través de cirugía mínimamente invasiva, que permite extraer el disco herniado y descomprimir la raíz nerviosa a través de pequeñas incisiones en la espalda.

Tratamiento neuroquirúrgico de enfermedad degenerativa de columna vertebral

¿Cuáles son los síntomas?

Entre los síntomas están dolor cervical que se extiende hacia los omóplatos y brazos, dolor de piernas o de espalda,  entumecimiento y hormigueo y dificultades para caminar.

 

¿Cómo se diagnostica la enfermedad degenerativa de columna vertebral?

Se debe revisar los antecedentes clínicos del paciente: inicio del dolor, descripción, síntomas, posturas y tratamientos que alivian o empeoran el dolor. Se debe realizar examen clínico que incluye fuerza muscular, sensibilidad local. Se puede realizar resonancia magnética para confirmar el diagnóstico y planificar la cirugía.